Paola Torres

hace 2 años · 1 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Actividades de integración en la infancia: base del trabajo colaborativo en la adultez

En medio de la incertidumbre acerca de lo que demandarán de nuestros hijos las carreras del futuro, una cosa es clara: además de las habilidades tecnológicas, científicas y matemáticas, el trabajo colaborativo será indispensable para desempeñarse en cualquier cargo laboral.

De ahí que una apuesta reciente de la educación preescolar y básica sea la inclusión de estrategias de ‘team building’, que tienen como objetivo desarrollar en el niño la capacidad para establecer sanas relaciones interpersonales, mejorar las habilidades de comunicación y propiciar un mayor conocimiento de sí mismo, pero sobre todo, prepararlo para formar parte de los muchos equipos a los que pertenecerá a lo largo de su vida.

En algunos casos, estas actividades en las escuelas consisten en dinámicas de juego en exteriores o al interior del salón de clases y pueden estar contempladas dentro de campañas sociales o programas más amplios, que suelen implementarse desde las empresas, pero también desde organizaciones gubernamentales y civiles.

El objetivo de lo que pareciera no ir más allá de una sencilla convivencia es, como el nombre lo indica, educar para la formación y el trabajo en equipo, lo cual representa ventajas adicionales como la disminución del bullying en las escuelas y deviene en una herramienta efectiva para prevenir o erradicar los ambientes tóxicos a nivel de las organizaciones.

Entre las habilidades que desarrolla un niño que se acostumbra a las también llamadas “actividades de integración” están la capacidad de liderazgo, definición de metas y estrategias para alcanzarlas, motivación, empatía y sentido de pertenencia; todas ellas características que serán muy apreciadas por las empresas del mañana como un valor agregado a la formación profesional.

Por otro lado, este tipo de ejercicios aumentan la colaboración y disminuyen la competitividad entre los miembros de una clase u organización, lo que deriva en relaciones más armoniosas, individuos orientados a la tarea y capaces de tomar decisiones más lógicas en cuanto al orden de las prioridades.

En definitiva, el futuro exigirá de nuestros hijos entenderse más plenamente en su calidad de seres sociales y renunciar al individualismo que ha caracterizado a nuestra generación.

De ahí que, si de pronto notas –y te causa extrañeza– que el programa del jardín de niños o la escuela primaria tiene demasiadas actividades de “juego”, ahora que conoces las razones de fondo, sabrás que se trata del tipo de dinámicas que calificarán a tu hijo para integrarse a la sociedad de su tiempo.

Actividades de integración en la infancia: base del trabajo colaborativo en la adultez


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Paola Torres

Ver blog
hace 1 año · 2 min. de lectura

Logra tu sesión de fotos de embarazo de ensueño con estos tips

Inmortalizar los momentos más especiales de la vid ...

hace 1 año · 1 min. de lectura

¿Qué es la espirometría?

En la actualidad, el tema de los padecimientos res ...

hace 1 año · 2 min. de lectura

Tips de moda para chicas curvy

Seamos sinceros, las tendencias de moda se orienta ...